diumenge, 31 de març de 2013

El Orgón

*

www.quantumenergetics.org
. 

*****

queridos lectores o lectoras: 

Bueno, pues si ya el anterior post les levantó ampollas a los criminales que tienen movilizados contra mí a los poderes del Estado, este post de ahora, en concreto, aunque no os lo creáis (y no os "trempará" tanto), en realidad es el que más les sulfura de todos. Y es comprensible, es comprensible ;-D  

*

Retomando el hilo un poco más en serio, puesto que el tema más general que se estaba desarrollando era el del crecimiento personal y como especie que debemos de llevar a cabo las humanas, parece ser, y entro de lleno en el asunto, que esto de nuestros orgasmos, nuestros sufrimientos y el orgón viene a ser el equivalente parauniversal de la función fotosintética de nuestros vegetales, solo que en vez de producirse una única calidad de oxígeno, en el caso del orgón estas calidades son, como se ha dicho, dos, generándose, creciendo y desarrollándose con el positivo los seres de la luz, y con el negativo los de la oscuridad. La Luz, al parecer, es prácticamente omnipresente, pero siempre va quedando algún que otro reducto de maldad que conviene, en cuanto ello sea eventualmente posible, sin más trámites erradicar. 

Y como en el caso de las plantas, que también respiran y consumen con ello su adecuada parte de su producción global del vital gas oxígeno, así también las humanas, según del orgón que se trate, en nuestro devenir parauniversal consumimos, creciendo con ello, parte del positivo, (pues, como el oxígeno, también el orgón tiende a difundirse, repartirse y diseminarse), o nos intoxicamos con parte del negativo. 

Nuestras nunca suficiente y debidamente valoradas diseñadoras nos han dejado bien claro que ellas reconocen abiertamente que, como tantas otros seres, se benefician de nosotras como nosotras lo hacemos de los vegetales, por lo que les encanta cuidarnos, que no apacentarnos, al tiempo que no paran de insistirnos en que nos diseñaron como seres de luz y no de oscuridad, siendo por esta causa por la que, a través de los procesos orgásmicos, adquirimos Conocimiento, prácticamente Ciencia Infusa de la cual en su momento ya se habló, mientras que si algo se incrementa, en el sufrimiento y otras maldades, ello es nuestra torpeza y el no comprender nada de nada

Aunque la principal y más súper abundante fuente de creación de orgón es, sin duda, esa su generación a partir de nuestros súper abundantes orgasmos, también hay otros episodios en los que eventualmente se puede generar. Así, toda alegría inmensa lleva incorporada la "manufactura" de cierta dosis del preciado elemento en su versión positiva, sea tal alegría consecuencia del espontáneo y divertido saber hacer de cualquier bebé, sea la que se desata en un estadio por la consecución de algún gol o por la culminación de algunos puntos muy importantes, o bien sea por el derretirse que supone, en un concierto multitudinario, comenzar a sentir los primeros acordes de alguna melodía especialmente adorada. 

Pero, al margen de que lo de los estadios puede ser contradictorio (y sigue arrastrando y arrostrando mucha polémica, pues, a veces, puede llegar a generarse orgón negativo si quien pierde es "nuestra" jugadora, jugador o equipo), en conjunto la cantidad de orgón generado por todas estas otras vías adicionales es comparativamente insignificante, salvo en el caso especial de esas risas y expansiones de las bebés que, por otra parte, siempre hay que procurar que no se encanen. 

Sí, tales expansiones siguen suponiendo importantes aportaciones de orgón a nivel global. Pero, dado que numéricamente son tan pocos (más o menos el tres o cuatro por ciento de la población), cuantitativamente su cuota sobre el global de la humanidad, aunque visible y aún transcendental para la especie y su supervivencia emocional, comparativamente ya no tiene el peso esencial que si que tuvo ese orgón generado por las bebés en vuestro y nuestro pasado, durante el dichoso "creced y multiplicaos". 

Por último, decir sobre el orgón que ---como el oxígeno para nuestro cuerpo físico---, aunque en parte lo consume, también tiene una gran capacidad de reactivación de nuestro cuerpo astral, lo que, a su vez, se nos manifiesta con el correspondiente incremento del bienestar general de nuestra persona y de todo nuestro organismo. Porque, ¿quién no se siente incomparablemente mejor después de un buen orgasmo? Y, por cierto: ¿qué era aquello de la "depresión post coito"? ¿de verdad le pasó eso a alguien alguna vez? 

Nuestras benefactoras galácticas nos dicen que ellas, a su vez y en el entorno que realmente les es más propio, cumplen esa misma función equivalente a la de las plantas en el mundo físico o a la nuestra en el parafísico, porque resulta que, al parecer, el Parauniverso tiene a su vez varios niveles de existencia o percepción, siendo aquel en el que ellas existen, y que nosotras apenas si confusamente vislumbramos, el más elemental de todos. Vaya, tan súper avanzadas que nos parecían, y mira tú por dónde, según y como se mire, resulta que siguen siendo morralla más o menos como nosotras. 

En total, y contando también el mundo físico, afirman que la existencia de la Energía tiene lugar en hasta siete estadios diferentes, y nosotras no tenemos razón alguna para no creerles, y sí muchas para confiar en ellas, aunque nos han puesto de manifiesto que si este conocimiento nos produce daños en nuestra racionalidad o autoestima, mejor que nos quedemos escuetamente con ese dato de los siete niveles y, por lo demás, nos olvidemos del tema, pues ni siquiera ellas se reconocen a sí mismas la capacidad de aprehender plenamente, ni mucho menos, tal inmensidad de la Energía, dado que solamente van camino de ser entes de tercer nivel. 

Como dato anecdótico o apunte de saber, refrendan que admiremos tanto a los vegetales, y nos indican que, en realidad, al tiempo que son tal modesta cosa en nuestra dimensión física, simples vegetales, también son, ni más ni menos, que entidades de cuarto nivel. O sea, incomparablemente superiores a nuestras propias benefactoras en lo que a ese nivel de Existencia y Conciencia se refiere. Bien, ellas o Ellas sabrán.

Más cosas. Nos dicen igualmente que nuestros pensamientos parece ser que se sienten en el Parauniverso algo así como si fueran "voces", por lo que deberíamos de controlar la intensidad y el contenido de lo que pensamos, pero que ya comprenden que, para nosotras, eso sería una excesivamente ardua tarea, así que ya se han resignado y acostumbrado a "oírnos", algo así, aunque sin querer ofender, a lo que para nosotras representaban los ladridos de los extintos perros. 

Bueno, vete a saber. Yo, ladridos solamente los he oído, por fortuna, en grabación, y resultan, desde luego, bastante desagradables, normal que la generalidad de las extraterrestres rehuyeran aproximarse a la Tierra ni aun desde la dimensión Parauniversal mientras existieran tan espantosos bichos. 

Así que, visto el "ruido" que, a mi vez, pueda estar generando yo por "allá arriba", por si acaso miraré de controlar un poco más la intensidad con la que pienso, aunque sin coartarme en cuanto a la libertad de indagación. O dicho de otro modo, que, pese a los buenos propósitos, al final no me estableceré control efectivo alguno, y seguiré "gritando" igual, o casi. 

***

saludos cordiales. 
ET & forrest gump. 
.. 

. 
www.orgonealchemy.com

. 

***********************
.. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada