dilluns, 19 d’agost de 2013

Elogio de la Ciudad, y menosprecio de la vida campuebluna

. 
. 

. 


estimadas lectoras o lectores: 

Ya de por sí, difícilmente podría haberse puesto fin a este blog sin proceder a editar en él algo tan básico y esencial como lo que se expone en este post, cuya primera formulación ya introduje, en forma de comentarios, y dando lugar a una fuerte polémica, en el hoy en día tan elitista como decadente blog The Oil Crash, ---[ blog que, eso sí, conserva íntegro su valor enciclopédico como óptima fuente de desmentidos del tecno-optimismo, la "religión" de nuestros tiempos que, en lo que habitualmente denominamos mundo desarrollado u "occidental", cuenta, a día de hoy, junto con el ateísmo, con el mayor número de fanáticos y fanáticas seguidoras ]---

Añadámosle a ello que, a nivel mental y ético, quienes me acosan y acusan no son sino una pandilla de cerriles cermeños ultraconservadores campueblunos, por más  "viajados" que sean o más "sólida formación" laureada o titulada puedan exhibir algunos de ellos sobre lo que sea, recuerden aquello de que "aunque la mona se vista de seda,..." cermeña se queda la gay Pitagorín Herodes Mengele o su cohorte familiar implicada en estos delitos, incluido el de utilización de menores para llevar a cabo acciones delictivas. 

Así que el "resultado final" no podía, ni puede, ser otro que el de la publicación aquí, en un lugar sagrado, de una de las cuestiones esenciales que la Humanidad ya debería de haber tenido resuelta a día de hoy para evitar el colapso que nos conducirá, por el contrario, no a ninguna razonable reruralización, como optimistamente piensa aún posible nuestro bienintencionado Félix Rodrigo Mora, sino al triunfo definitivo del cermeñismo y el campueblunismo, cuanto más inculto y represor, mejor. 

Porque esas dos citadas cuestiones, el cermeñismo y el campueblubismo, son justo las lacras que, junto con la de la dificultad objetiva de ganarse la vida, impulsaron a prácticamente todo el mundo a abandonar esos entornos tan sumamente miserables no sólo, ni a veces principalmente, a nivel material, habiendo sido esta dificultad material, que no se ha de negar, la excusa perfecta para acabar de completar el cuadro, y huir, por fin, de ese infierno total que supone el campueblunismo, quizá la forma de vivir más degradada que jamás haya tenido la Humanidad a lo largo de sus tres millones de años de Historia.   

Venga, al post en sí, porque, si no, esto puede resultar interminable :-) 




dissabte 5 de gener de 2013

Elogio de la Ciudad, y menosprecio de la vida campuebluna

(que no de la vida campesina, que ésa sí que me merece todo mi respeto)--- 

Queridos lectores o lectoras: 


Civilización viene de civilis, ciudad. 

¿Por qué una o un urbanita vegetariana ha de tener que saber cómo se mata un pollo? Pues porque sobreabundan quienes creen (porque lo que es pensar, poco piensan) que la solución a nuestros problemas actuales y futuros pasa por retroceder hacia la noche de los tiempos, y cuanto más deprisa mejor, en vez de comprender que no habrá más salida posible que la conjunción de lo arcaico, pero válido, con lo debidamente innovado por el talento y la cultura humanas. Por poner un caso: Bosques de alimentos, sí, volver a trabajar la tierra rompiéndose el espinazo con el arado romano, para quien le guste, y siempre y cuando no estorbe mucho, o perturbe en exceso los necesarios equilibrios de Gaia. 

En esta tesitura, nos encontramos con que, al menos en Europa, para poder llevar a cabo los debidos pasos hacia una necesaria reruralización, lo primero que habría que hacer, lisa y llanamente, sería expulsar del campo a la mayoría (no a todos, ojo) de quienes, hoy en día, viven en él, gente intolerante y consumidora a espuertas de energía con sus modelos de cultivar o criar ganado totalmente insostenibles, que se creen poseedores de derechos especiales no se sabe bien en virtud de qué, que abominan de los libertarios, los homosexuales, o de las madres no debidamente casadas, partidarios acérrimos del garrote y la mano dura, y, por supuesto, con un concepto patrimonialista de la tierra que es, sencilla y abiertamente, insostenible, porque la totalidad de las tierras deberían de ser comunales. Rústico o urbano, erradicar la propiedad privada del suelo, una vez destruido el patriarcado, debe de ser la siguiente de las prioridades. 

¿Y a la hora de preservar el saber sobre papel y poder acceder al mismo? Una Biblioteca de Alejandría en cada Granja será sencillamente imposible, pero sí que podría haber una, o más, en cada gran ciudad. 

Todos, absolutamente todos los avances sociales se han gestado en las ciudades, y también el progreso de las concepciones más tolerantes. ¡Vaya!, pero si hasta los delincuentes lo tienen mucho más fácil a la hora de sobrevivir y ganarse la vida en la ciudades, donde ahora los mantenemos más o menos semi controlados y confinados "de facto". Ahora bien, mejor ni contar la que se puede armar como se hayan de vaciar todas las ciudades ¿O es que ya no se acuerdan del bandolerismo? 

Aparte de todo, una ciudad debidamente tridimensional, compacta y de no más de diez, doce kilómetros de diámetro, ahorraría comparativamente mucha superficie a la hora de que cada cual tenga su propia vivienda, salvo que pensemos en granjas rascacielos, que tampoco se debería de descartar. 

Y no tienen por qué ser ningún sumidero especial de energía pues, con tales dimensiones, muchos de los desplazamientos, si se dispone de tiempo, se podrían hacer a pie, en patines o en bicicleta (o en bici-taxis), con lo que de paso estaría todo el mundo más vigoroso y sano. Y las mercaderías, igual, transporte en bicis adaptadas, o con carretillas portadas a mano, en fin, algún vehículo eléctrico o de biocombustible hará falta para cosas de elevado peso o volumen o para la recogida de (las mucho menores) basuras, pero poca cosa en realidad... 

Sin ciudades grandes, y por más que consiguiéramos preservar Internet, adiós a cualquier progreso en el campo de la investigación, el conocimiento, la cultura que tan necesaria va a resultar en el futuro, adiós a cualquier progreso real posible excepto al espiritual, y ni aun ése. Por decir algo, adiós al Hospital Clínic (si es que CiU && ERC no se lo cargan antes) o a la Facultat D'Arquitectura, no solamente lo negativo ha surgido de las ciudades. Además, tienen la ventaja comparativa de que conoces a muchísima más gente, con lo que puedes hallar con mucha más facilidad personas con la que sientas gran afinidad, al tiempo que te permite ignorar, en vez de odiar, a quienes te caen mal. 

Nueva York, Los Angeles, Londres, París, Sao Paulo, Ciudad de Máxico, Tokio, Buenos Aires, el mismo Madrid o la gran Barcelona, qué duda cabe que son disparates donde las ventajas de las ciudades se convierten de nuevo en inconvenientes, todo vuelve a quedar lejísimos, y por mucho que se optimicen los recursos, son sencillamente insostenibles. Pero, ¿y qué pasa con ciudades como, por ejemplo, Barcelona término municipal, puerto de mar, menos de cien km2 y 1'75 millones de habitantes? ¿Se hacen idea de lo sumamente agradable que, simplemente eliminando el tráfico en superficie, se vuelve cualquier ciudad? Si no se lo creen, les invito a que vayan a cualquier manifestación, y entonces comprenderán a qué me estoy refiriendo. 

Y con unos pocos y pequeños cambios (como abandonar toda edificación en laderas, colinas o serraladas o montañas), los insumos de energía precisos para mantener una ciudad así, perfectamente caminable, tampoco serían tan disparatados, pues solamente la "factura" de poder llevar el agua a tal urbe, y su posterior saneamiento, tendría realmente cierta entidad. 

En fin, a mí nunca me han acogido mal en ciudad alguna, cosa que no puedo decir, en cambio, de según qué sitios más o menos rurales (tampoco en todos ni mucho menos, aclaro aquí por si acaso), y a mi vez, a quienes visitan mi Bcn City, vengan de donde vengan, y sean turistas o inmigrantes en busca de empleo, siempre los acojo con mis mejores deseos y la mejor de mis sonrisas... sobre todo si son guapas chicas, je, je,... , machista no, pero masculinista, a tope :-) 

Porque es así, hace años que, en las ciudades, acogemos a la gente, independientemente de que vengan de Nueva York o de Sant Salvador de Guardiola (un pueblecito de Catalunya, Europa), exclusivamente en función de su actitud hacia nosotros. En cambio, en según qué medios rurales, no hay manera. Si te mantienes distante y cortés, entonces te tildan de altivo capitalino, pero si intentas poner calor humano al contacto, entonces rápidamente, de una u otra manera, te "ponen en tu sitio" o hasta te echan en cara que "qué se habrá creído el tipo éste, para andarse con tantas familiaridades". 

Además, mientras en Barcelona hace decenios que (salvo en bromas internas entre quienes lo somos) no llamamos paleto a nadie, en esos lugares rurales, para mi desencanto, ni siquiera han innovado para definirnos a los y las capitalinas, siempre el mismo rollo de "camacos" o "pixapins", es como para vomitar. Si por lo menos nos fueran dando nombres nuevos, a lo mejor acababan por comprender que la mayoría de los urbanitas somos tan sencillos o complicadas como los demás. Pero nada, erre que erre, camacos, pixapins... 

Yo, en general, estoy con quienes desean y esperan que las cosas se expongan con calma, educación, y a poder ser también con dulzura o buen humor. Pero he de decir, sin embargo, que, en ocasiones, la vida me ha enseñado que no hay otra forma de exponer según qué cosas ante según quién que la de dar un contundente puñetazo sobre la mesa, única forma de que mucha gente preste atención a determinadas cuestiones cruciales, por más que, de entrada y durante algún tiempo (y con la excusa de que "no son formas de decir las cosas" cuando lo que en verdad les "duele" son los fondos), lo rechacen frontalmente. 

Además, es un hecho que así les allano el camino a quienes, después, son capaces de exponer más o menos lo mismo que yo dije, pero de una forma mucho más correcta y educada, con lo que la "contraparte", una vez superado el disgusto que les pudo producir mi intervención, se muestran al fin predispuestos a plantearse el fondo del asunto, cosa que no habrían hecho de haber sido esos posteriores mensajeros o mensajeras quienes les hubieran traído tales "molestas nuevas", o expuesto tan "inoportunas ideas". Todas y todos somos diferentes, y todos tenemos nuestro papel a desempeñar. 

¿Y a qué cuestión tan trascendente puedo estarme refiriendo como para seguir erre que erre con la mía? Pues ahí van, ya que son dos aunque es la misma. 


Primera.- 

Si finalmente se ha de producir el retorno masivo de urbanitas al campo, olvidaros de que tal retorno lo vayamos a hacer con el rabo entre las piernas y humillados, pues tan culpables del desastre global somos unos como otros, y ni yo ni nadie que realmente piense en buscar caminos reales de superación de la actual crisis vamos a aceptar caducos y perniciosos conceptos como el de la propiedad privada sobre la tierra o sobre cualquier equipamiento, bien o servicio de cierta entidad o cuantía. Y los urbanitas somos aplastante mayoría, y aquí estamos hablando de respetar la dignidad y la propia vida de todo el mundo. 


Segunda.- 

No soy cristiano, ateo, musulmán o judío, sino panteísta materialista. Sin embargo... ¡cita bíblica, La Torre de Babel! 

"Toda la Tierra hablaba una misma lengua (¿internet?) y usaba las mismas palabras... 

"Los hombres... se dijeron unos a otros: 'Ea, hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego'. Se sirvieron de ladrillos en lugar de piedras, y de betún en lugar de argamasa. Luego dijeron: 'Ea, edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo..." 

"El Señor descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando, y dijo: 'He aquí que todos forman un solo pueblo y hablan una misma lengua, y éste es sólo el principio de sus empresas. Nada les impedirá llevar a cabo todo lo que se propongan'. 

Y continúa el "Señor": 'Pues bien, descendamos y confundamos su lenguaje para que no se entiendan los unos a los otros'. Así el Señor los dispersó de allí por toda la Tierra, y dejaron de construir la ciudad. Por eso se llamó Babel, porque allí confundió el Señor la lengua de todos los habitantes de la Tierra y los dispersó por toda su superficie. 

O traducido al (en general, totalmente nesciente y acultural) lenguaje laico: Un mundo sin ciudades de entidad es un mundo en el que habremos vuelto a fracasar, como hace miles y miles de años, con lo que, para tal viaje, no nos harán falta alforjas, basta con no hacer nada de nada, que ya la implacable lógica, por sí sola se impondrá y nos dispersará, y nos volverá a hundir en las tinieblas de la ignorancia y la superstición, y el dominio de los más brutos, vuelta al bandolerismo más o menos rural, las violaciones de desconocidas o de niños como deporte o para matar el aburrimiento, en fin todas esas delicias típicas y clásicas de la vida campuebluna de no hace tantos siglos, el XIX sin ir más lejos, para qué hablar de la Edad Media. 

. 
**


Sí, dissabte (sábado) 5 de gener (enero) de 2013, justo el mismo día en que el mencionado Pitagorín, envidioso criminal asesino de almas y de la felicidad, siguiendo con el plan general me dedicaba su pudibundo fascista post contra mí donde me acusaba de drogadicto, cosa que admito ---[ pero no más allá de la normalidad, otra cosa es si las drogas son legales o no :-) ]---, y pederasta, cosa por completo falsa, pues ni ando ni he andado jamás por ahí buscando menores a quienes seducir o de quienes abusar, sencillamente porque, al igual que la inmensa mayoría de la gente, racional o no, aparte de quererlos (porque es obvio que en general son mejores personas que no los y las adultas), no los puedo considerar, ni lo hago, objetivo "apropiado" en según qué terrenos o para según qué actividades ;-) :-P  

saludos cordiales :-)  
ET & forrest gump. 
.. 


** 
. 

. 
********
.. 

divendres, 16 d’agost de 2013

Cajón Desastre Tres

. 

estimados lectores o lectoras: 

Bueeeno, pues por fin ya está aquí ese prometido último cajón desastre sobre 28.251. Ahora, de ese texto del futuro, ya solo quedará por publicar un post a modo de despedida, que quizá edite junto con otra despedida, ésta referida al final de este blog. 

En todo caso, antes de la despedida de 2013 verá la luz una nueva y en principio última republicación. ¿Cuál? ¡Ah!, ¡Sorpresa!, ¡sorpresa! Pero no se asusten, no será material "arrebatado" o de pertenencia ajena... 

Al texto, al texto. Genérico del lenguaje en 28.251, el femenino. 



Sobre nuestra relativa austeridad energética  

La población planetaria, desde hace más de quinientos años, está estabilizada en torno a esos algo más de quince mil millones de personas ya mencionados 

¡Qué barbaridad!, pensaréis quizá. Pero habéis de tener en cuenta que dominamos la conversión total, y átomo a átomo, de la materia en energía (y viceversa), proceso que se efectúa en unidades con potencias desde los 60 Kw, y que además son portátiles, hasta las megacentrales de 60 Gw, nada portátiles, al tiempo que, por otra parte, la nanotecnología ha creado también el milagro de los captadores fotovoltaicos SILMAE o Sensibles al Infrarrojo Largo y de Muy Alta Eficiencia, todo lo cual nos da un escenario de suficiencia energética años luz superior al vuestro. 

Pero no por ello derrochamos porque sí, y también se han reducido notablemente las cargas sobre el Planeta, entre otras razones, porque hace ya mucho que se renunció a la alimentación carnívora, salvo la derivada del fallecimiento natural de aquellos animales a los que aún seguimos lamentablemente explotando por su leche o por sus huevos, y porque los desplazamientos los hacemos mayoritariamente a pie, con patines o en bicicleta y, si son más largos, mediante sistemas de locomoción sobre raíles, incluidos los trenes de propulsión por túnel de aire comprimido, siendo el teletransporte un lujo del que hacemos moderado uso. 

Aviación hay, por supuesto, pero solamente se utiliza para la atención de emergencias o en la extinción de incendios forestales, ya que hoy en día los combustibles líquidos, o son biocarburantes ---[ y la producción de los mismos es necesariamente limitada si no queremos convertir la Tierra en únicamente un inmenso campo de cultivo donde haya desaparecido todo vestigio de vida espontánea natural ]---, o hemos de sintetizarlos químicamente en laboratorio a partir del concurso de otras fuentes de energía primaria. Además, aunque caro, el teletransporte es incomparablemente más rápido y seguro que cualquier medio aéreo, por lo que no queda margen para caducos modelos poco o nada sostenibles como sería el caso de la antigua y ya extinta aviación comercial a gran escala. 

Aparte de que lo de viajar, viajar, como que no es ya ninguna moda, y la gente en general tampoco es que vaya sobrada de pasta, pues la verdad es que viajar, viajar, largos trayectos viaja poca gente, salvo políticas, artistas o deportistas que, por la propia naturaleza de sus funciones, sí que han de hacerlo, tanto si les gusta como si no. Pero pudiendo disponer en tu propia sala de estar de magníficos caleidoscopios interactivos en 3-D reales del tamaño que desees, la necesidad de desplazarse físicamente a tantos sitios no existe, y aunque por supuesto que hay alguna gente que sí que viaja porque realmente es su otra pasión, la inmensa mayoría apenas lo hacemos ni lo echamos en falta para nada. 

Materialmente somos razonablemente austeras, y nos conformamos con los bienes estrictamente necesarios, más algún pequeño extra, pues nuestra satisfacción principal la hallamos fuera de todo consumo superfluo que no sea el de nuestra propia energía física y mental. El resultado, una sostenibilidad realmente sostenible, y no como aquélla hacia la que creíais apuntar vosotras, que al final nunca queríais renunciar a nada cuando se comenzaba a concretar en qué cosas y consumos se había de decrecer si de verdad se quería que hubiera lo suficiente de todo lo necesario para la digna supervivencia de toda la Humanidad. 


**

Un último retazo sobre nuestras extraterrestres 

Por cierto, que pese a su tan íntimo compromiso con nuestra esencia humana y demás, no por ello han renunciado nuestras estimadas visitantes intergalácticos a tener también a su disposición una pequeña nave espacial que les fue enviada directamente desde el cinturón de Orión y que, de momento, solamente han utilizado y utilizan para desplazarse por nuestro Planeta, aunque nos prometen que no va artillada. 

Hablando de Orión, que sepáis que Betelgeuse se convirtió en supernova hace unos dieciséis mil años, pero como ello acaeció en plena Larga Noche, carecemos de archivos al respecto. Y aunque nuestras coleguis intergalácticas nos han prometido darnos sobre tan sobresaliente acontecimiento zonal tanta información como queramos, nunca será lo mismo que vivirlo "in situ", porque tal fenómeno galáctico debió de ser la hostia visto desde la Tierra, y seguro que hubo de tener consecuencias visibles para nuestra siempre bienamada Gaia. 

Bien, ya sabíamos que algo le había habido de suceder recientemente a tal súper gigante roja, pues su luminosidad actual es no tan solo estable, sino manifiestamente inferior a la que teníais registrada en vuestros archivos, aparte de que por allí hay ahora toda una nube de gas. Pero claro, conociendo ahora con precisión cuando sucedió, les será mucho más fácil a las estudiosas de multitud de ramas y disciplinas el llegar a saber hasta qué punto influyó o no tan fenomenal fulguración en la cotidianeidad terrestre de aquel momento. 

Afirman nuestras amigas que lo de la nave lo hacen porque no confían en nuestro teletransporte, que aunque ínfima, aún tiene una cierta tasa de siniestralidad (que viene a ser de diez mil a cien mil veces inferior a la de vuestra aviación comercial), y de inmediato aclaran y añaden que tampoco es que les preocupa especial o mayormente el poder llegar a morir así o de cualquier otra forma, sino que estiman, y pienso que tienen toda la razón, que sería un terrible trauma para nuestra especie el que, para una vez que de verdad es visitada materializadamente por seres procedentes del espacio exterior, alguna de ellas falleciera en un accidente acaecido en vete a saber qué funesto o nefasto artefacto de fabricación humana. 


******* 

saludos cordiales. 
ET & forrest gump. 
.. 


* 
. 

. 
******
.. 

dilluns, 12 d’agost de 2013

Año 28.251: Hablando de lenguas y Educación

. 

estimados lectores o lectoras: 

Hoy hace justo un año que, ilusionado, pensando que lo que hacía sería útil para muchos y muchas, y con esperanzas aún de que, en cuanto al futuro de la Humanidad se refería, quizá no todo se había de hallar necesariamente perdido, inicié, con toda la buena fe del mundo, mis blogs, sin saber que, con ello, no hacía sino inocentemente caer en la trampa que me habían tendido, y que me tiene atrapado, inutilizado, y socialmente apestado a día de hoy

Pues bueno, ¡qué se le va a hacer! Yo lo hice todo con la mejor intención, sin saber que, todo aquello que quede tocado por la impronta del Mal, puede provocar cosas como que parezca que ya hemos llegado a un mundo en el que comportarse con generosidad y corrección haya pasado a ser un delito. No es así, ni nunca lo va a ser, lo que quiere decir que solamente en aquello que, por una razón u otra, está relacionado con ese cruel asesino de almas, puede suceder (y sucede, créanme) ese efecto inverso. 

Y a eso, a ser esa bestia asesina de almas y censor de las mentes, a eso lo denomina, el muy imbécil, ser maduro y hacerse mayor. ¿Mayor en qué, desgraciado? ¿En maldad? ¿En Represión Sexual

No se extrañen, entonces, de que, en algunos momentos, mi lenguaje haya podido cambiar de registro, y pasar a hablar en ese mismo lenguaje que, previamente, y en mi propia casa, pasó a, sistemáticamente, hablarse en contra mía a medida que el tiempo iba pasando, y toda la telaraña de su cruel trama iba cayendo sobre mí.  

Pero bueno. El mundo continúa, y seguimos con el texto del futuro, que aún me ha dado para este post, en buena parte, y ciertos sentidos, complementario del anterior, pero que se corresponde con fragmentos insertos entre otros que, por causa de gentuza como quienes me persiguen, ni de casualidad se podrán publicar nunca en parte alguna. 

¡Ah! Lo olvidaba: genérico del lenguaje del futuro, el femenino :-) 
. 



Como se comentó, lo lógico, normal y sensato es, a lo largo de todo su período formativo, seguir dejando que cada uno o una se dedique a aprender y a profundizar en el mejor conocimiento de lo que más le gusta e interesa. Vamos, esa libertad de elección de materias es un principio básico y elemental para conseguir una buena educación, y así igualmente se hace, con el beneplácito ciudadano, en las escuelas públicas ordinarias, donde las educandas, desde el principio, van eligiendo libremente, y a su ritmo, las ramas del conocimiento que desean estudiar o sobre las que quieren ampliar su saber. 

No obstante, e igualmente por lógica y sensatez, esa libertad cuasi absoluta de aprendizaje de nuestras educandas tiene naturalmente dos excepciones, claro está, en lo referente a las competencias mínimas a alcanzar en lenguaje y en cálculo numérico elemental, temarios que sí son obligatorios, y herramientas sin cuyo concurso y dominio cualquier otro saber les resultará inaccesible, por más telépatas y empáticas que seamos, pues si no entienden las palabras ni tampoco saben hacerse una idea del sentido de las proporciones, ¿qué conocimientos profundos podrán adquirir sobre las características del mundo real donde nos movemos? 

Al margen de que, sin duda, es en la Escuela Normal donde más habitualmente, sin ningún tipo de discriminaciones, se juntan con totalidad normalidad niños y niñas, y aunque solamente fuera por ello, ya justificaría su existencia, aunque felizmente y sin duda sirve para mucho más. 


Por cierto, que desde nuestro observatorio, situado más de veinticinco mil años más allá de vuestro tiempo, no puede por menos de sorprendernos enormemente el que haya sucedido que, pese a milenios y milenios de barbarie entre vuestra época y la actual, hayan sobrevivido tan reconociblemente tantas lenguas de las que había al inicio de vuestro tercer milenio. Pero ello es un hecho constatado, y ya llegará el día en que alguna o algún lingüista, o más probablemente un grupo de ellas, dé o den con las explicaciones del cómo y el por qué de tan sorprendente devenir idiomático. 

Alternativamente, las conspiranoicas, que también las hay aquí, sostienen que en realidad solamente llevamos hablando esas lenguas del pasado desde hace unos ochocientos o, a lo sumo, novecientos años, cuando quienes entonces gobernaban decidieron darle un giro radical a la historia al comenzar a saber comprenderse e interpretarse en detalle lo hallado en el Gran Descubrimiento del Saber Antiguo. Vuestro Saber, sí.  

¡Qué cosas! Si la acertada es la tesis conspiranoica, y hablando precisamente de lenguas, estaríamos hablando de un engaño o suplantación de la realidad similar al que, por poner un caso, os hicieron a vosotras con el mito del beso en la boca. El beso en la boca, sí, gesto éste, al igual que el no erótico de saludarse dándose la mano, difundido como elemento de cultura por la aristocracia previa a vuestra Revolución Francesa, pese a lo cual, generación tras generación, os hicieron creer que la obligatoriedad de comenzar rígidamente cualquier relación sexual con tal tipo de beso era tan antigua como la historia de la Humanidad, y eso que en los tesoros artísticos egipcios, griegos, romanos, hindúes o de donde fuera, por más que bien que contenían escenas eróticas, apenas aparecía representado el tal beso. 

No, si agradable y placentero lo es, pero, como casi todo en ese terreno, siempre y cuando la espontaneidad y la libre elección presidan el hacerlo, lo que, por lo tanto, para nada quiere decir que siempre se haya de empezar así, o se haya de necesariamente pasar por ahí... Yo, más allá de lo expuesto, no opino, puesto que bien se ve que soy lego en eso de las lenguas, y solamente hablo un par, la común planetaria, y la propia del territorio sobre el que se asienta Ciudad Capital en la que resido desde que nací. 

Volviendo a las otras lenguas, comentar que cierto idioma, indigno de poder ser adoptado como lengua común de la humanidad por su injustificada complejidad fonética incompatible con la seriedad, con el buen gusto y con la más mínima voluntad de entenderse oral y realmente con quien sea, ha quedado de nuevo arrinconado exclusivamente a sus territorios de origen, donde ahí, sí, claro, se preserva, como se preservan centenares de lenguas y millares de dialectos a lo ancho y largo de todo el Planeta, como debe de ser. 

Como debe de ser, pero con un alfabeto y una lengua planetaria comunes, el alfabeto latino porque era el más extendido entre los de poco número de signos, y el idioma castellano, democráticamente así elegido por la incomparable ventaja que, respecto a otras lenguas de cultura y siempre desde la óptica de la pura comunicación, representaba el bagaje de su extrema pobreza fonética, lo que la hacía, al menos en sus niveles más básicos, mucho más asequible oralmente que cualquiera otra donde proliferen más sonidos vocálicos o consonánticos de los real y estrictamente imprescindibles para poder establecer una comunicación precisa y suficiente, que es el objetivo fundamental que se persiguió y logró con la instauración, buscada y aceptada, de ese alfabeto y esa lengua planetarias comunes. 

Y por supuesto, tenemos también los lenguajes comunes musicales, informáticos y matemáticos pero, para cantidad de cosas, el lenguaje oral de toda la vida sigue sin tener más sustitutivos posibles que el lenguaje de signos, que por supuesto todas dominamos, y la telepatía, bastante transcendental cuestioncilla sobre la que ya se han apuntado cosas aquí y allá, pero a un ritmo que os permita ir lentamente incorporando lo que supone, en todos los órdenes de la vida, el disfrutar de tal capacidad telepática. 


Queda añadir que, en el desempeño de nuestra profesión, como sucede en muchas otras, realizamos más funciones que no las de, en mi caso, mero profesorado, porque tanto la intendencia como el mantenimiento del centro dependen de nosotros, los transportadores, aunque en esta sociedad también, y esta vez de verdad, tecnológicamente avanzada, tampoco es que esa otra parte de la faena mate en general. 

Y tampoco es que esas otras tareas sean básicamente muy diferentes, sino más bien muy parecidas, a como pueden ser las vuestras actuales para solventar tales temas, por lo que solo añadiré aquí que, aunque todo está hoy en día mucho más mecanizado que en vuestra época y hay por doquier robots andantes de variados tamaños y apariencias, cuando al final una cosa se cae, o no llega un suministro, o falla algo que las benditas malditas máquinas son incapaces de solucionar porque han entrado en alguno de sus tontos bucles, pues toca ir en persona con la llave inglesa y solucionarlo. 

Pero, como no podía ser de otra forma, en esas otras tareas lo que predomina es la gestión mediante y ante terminal que, al igual que en vuestra época, sigue siendo bastante tediosa, aunque no tan odiosa, porque nunca permitimos que centenares de miles de personas trabajaran en valle de silicio o silicona alguno dedicadas en cuerpo y alma a ver cómo podían innecesariamente complicar ad infinitum y lo máximo posible las cosas a las usuarias, a quienes constantemente obligaban, una y otra vez, a volver a tener que iniciar el aprendizaje desde cero para, al final y en el mejor de los casos, encontrarse con que aquello funcionaba a lo sumo igual de bien que lo anterior, pues habitualmente sucedía que cada actualización contenía un cierto número de importantes digamos que "anti mejoras", por usar un lenguaje similar al de aquellas desalmadas, tendencia "anti mejoras" que se aceleró bruscamente coincidiendo justo con vuestro cambio de milenio, mientras que mejoras reales no se producían por parte alguna.

. 
. . 
Bien, pues, por hoy, ya está. E igual que en el post precedente, les dejo con otra imagen que para nada viene a cuento, pero bueno, así queda todo un poco más estético, pienso yo :-) 

Y sí, sigue quedando además aún el prometido cajón desastre tres ;-)  

saludos cordiales. 
ET & forrest gump. 
.. 

*
. 

. 
**
.. 

divendres, 9 d’agost de 2013

Año 28.251: Sobre la Educación en general

. 
. 
estimados lectores o lectoras: 

Pues no,  :-) . Aún quedaba algo publicable, sin que ello pueda, razonablemente, dar lugar a que los asquerosos policías del pensamiento tipo Pitagorín Herodes Mengele baboseen lo que en verdad albergan en sus represores cerebros reptilianos, tan incapaces de diferenciar tendencias de intenciones, y ambas de los actos, como incapaces, igualmente, de tener, en verdad, un mínimo sentido del humor... 

Bien. Si recuerdan, yo reedité en este blog, hace algún tiempo, el post "Por una verdadera Evolución en la Educación", originariamente aparecido en el desmantelable blog "ET y esta Crisis", blog, en realidad, de los experimentos, desde hace ya como medio año. 

Lo que no recordaba entonces era que, en ese texto del futuro ---[ y ahora lo he encontrado por mero repaso de cierre, de principio a fin, del original ]---, se efectuaba una cierta descripción sobre cómo es la enseñanza en 28.251. 

Os dejo con esa descripción. No hay fotos posibles, claro :-D . Y recordad: genérico del lenguaje del futuro, la arroba, pero, como en 2012-2013 aún no está aceptada, sustitutivamente el femenino.


.  
La asistencia de las menores a las Escuelas de Educación Primaria y Secundaria Normales sigue siendo obligatoria, por mucho que las cosas cambiaran radicalmente cuando la Re-Evolución, que lo hicieron, y mucho, y siendo precisamente ese tipo de educación la que generó muchos de los nuevos puestos de trabajo que, a raíz de tan radical reforma, se crearon. 

La asistencia sigue siendo obligatoria porque las niñas han de aprender a socializar al tiempo que también deben adquirir los máximos conocimientos posibles. Ello es así porque tal es la solución hoy en día socialmente aceptada para conseguir que, por una u otra vía (y nosotras consideramos que la escuela es la idónea), se consiga, poco a poco, que nuestras niñas se vean abocadas a la necesidad de saber cómo encajar en un entorno determinado, tanto si les gusta ese entorno como si no demasiado, ya que hay que prepararlas para la vida adulta real, que tiene esas mismas características de imponderabilidad, inexorabilidad y no siempre libertad de elección que para ellas supone la Escuela Normal.

Sin embargo, y como se ha dicho, las cosas cambiaron sustancialmente a raíz de aquella histórica reforma. Ahora, por ejemplo, la enseñanza normalizada se da en grupos de entre doce y quince menores, de edades no necesariamente homogéneas, y son tres las maestras encargadas, en cada momento, de centrar, aclarar y ampliar las diversas temáticas, pudiendo tener lugar tal magisterio tanto en aulas y laboratorios como al aire libre, durante excursiones, o en otros muchos escenarios imaginables, museos, teatros,... 

No obstante esta excelente ratio de maestras por millar de escolares, a todo niño o niña le asiste el derecho a poder reclamar instrucción personalizada o individualizada por un período de tiempo a priori indeterminado, pero que ha de quedar justificado, que si no, se acostumbran a tener una maestra para ellas solas, y eso tampoco puede ser, ni es, el objetivo de su proceso formativo, porque éste incluye, entre sus finalidades esenciales, el fomento y la práctica del coaprendizaje como una vía más en el camino personal global de formación. 

Aunque sin poder ausentarse del centro, toda niña tiene el derecho de voluntariamente poder aislarse, en cualquier dependencia al efecto, hasta en un máximo de cinco ocasiones por semestre sin haber de esgrimir justificación alguna, y la duración máxima permitida en cada ocasión es la de una jornada entera, o sea, cinco horas; rebasada tal cuota, si el niño o la niña quiere de nuevo aislarse, habrá de razonarlo, y ya se verá. 

De todas formas, esto del aislamiento voluntario es un derecho que, como tantos otros, vale la pena tener, pero como también pasa con muchos otros, luego apenas si se hace uso de él, y muchas alumnas ni siquiera llegan a utilizarlo ni una sola vez en el transcurso de toda su estancia en nuestras Escuelas Normales. 

La asistencia sigue siendo obligatoria, pero, en concreto, el compromiso que les es exigible es el de asistir, en jornada intensiva de cinco horas, entre tres y cinco días por semana, hasta totalizar un mínimo equivalente a setenta y cinco días completos de asistencia por semestre, siendo no obstante de su libre elección el detalle de qué días asistirán, si lunes o jueves o domingo, o en qué semana acudirán más o menos días. 

Por supuesto, pueden acudir más días de los normativos si así lo desean y, de hecho tal suele ser la conducta habitual de la inmensa mayoria de ellas, porque ahora, en la escuela, las niñas se lo pasan realmente fenomenal, y bien que lamentan que no se puedan quedar ningún día, salvo por alguna gracia especial que extraordinariamente se les conceda, más de las cinco horas permitidas. 

Esta última medida se hubo de adoptar porque, si no y si por ellas hubiera sido, muchas se habrían quedado en las dependencias escolares hasta a dormir, y eso solamente están autorizadas a permitirlo las escuelas y colegios de mi rama de enseñanza, ya que en éstas no se les puede negar el alojamiento al estar formalmente en ellas censadas, con lo que resultaría un contrasentido innecesario el que no se pudieran físicamente alojar en esos centros en concreto. 

Valga recordar que el que nuestras menores se hallen censadas en estas escuelas digamos que especiales tiene por objetivo el que, en efecto, dispongan de un santuario donde poder albergarse, con todos sus derechos, en caso de (a partir de cierta edad, claro), voluntario abandono temporal del hogar habitual de residencia. Naturalmente, y como acumular datos no es ningún problema a día de hoy, simultáneamente se hallan censadas también, por supuesto, en sus hogares realmente habituales, o sea, los de sus madres. 

Muchas de las enseñantes en estas Escuelas Normales son también voluntarias en las Escuelas de mi especialidad, sin que ello plantee o genere conflicto alguno, y aunque desde luego son extremadamente populares y demandadas por las niñas, éstas tienen muy claro en qué escuela se practica lo que se practica, y en cual el aprendizaje en general. 

Una sociedad que es feliz y vive en libertad, vive también con normalidad las cosas, y no había ninguna razón para apartar del voluntariado de mi rama escolar a la profesión genérica de maestra, como tampoco se aparta por ello, por su profesión genérica, a las que ejercen la medicina, sólo por citar algún ejemplo. 


. 
Pues, a falta de alguna otra inesperada grata sorpresa como el hallazgo de este fragmento hasta ahora inédito, de momento sigo anunciando un posible y último cajón desastre de cierre. 

Y como me da pena no insertar alguna imagen, pues les dejo con una que, sin venir a cuento, al menos parece bonita :-) 

saludos cordiales. 
ET & forrest gump. 
.. 


**
. 

. 
**
.. 

dilluns, 5 d’agost de 2013

¿Somos fruto de un Diseño Inteligente?

. 
. 

. 

estimados lectores o lectoras: 

¡Atención!, no espantarse en exceso, pues se trata, tan sólo, de otra transcripción del Texto del Futuro, es decir, nada realmente relacionado con el creacionismo y sus absurdos planteamientos respecto a que todo fue creado por "Dios" entre el 11 y el 17 de octubre del año 4004 antes de la era cristiana, o que si luego las cosas parecen mucho más antiguas, ello fue debido a que "Dios" las creó ya con esa apariencia. 

Adelante, pues: y como siempre, recuerden que, por entonces, el genérico del lenguaje es el femenino, tampoco se dejen despistar por ello. 


. 
Con lo del diseño inteligente estamos hechas un auténtico lío. Nos dicen que diseñaron y llevaron a la práctica la "creación" de nuestra especie hace tres millones de años, pero nos han ofrecido dos versiones, diciendo esperar de nuestro más correcto entender el llegar por nosotras mismas a saber cuál de ellas llevaron realmente a cabo. 

La primera versión explica cómo tomaron muestras de determinada rama de simias (que tampoco han querido detallarlo más, si fueron bonobos, chimpancés o qué), y que por manipulación genética soldaron dos de los genes de la especie de origen dando lugar a que el nuevo y primer ser de la especie tuviera una costilla menos, digo un par menos de cromosomas, pero sin pérdida ni desorganización de la información del ADN, al tiempo que introducían diversos pequeños aunque numerosos cambios o presuntas mejoras en este gen por aquí y en este otro por allá. 

Por cierto, ¿han reparado en que si se intenta pronunciar ADN como una palabra, en esta nuestra lengua planetaria actual y común, tiene un extraordinario parecido fonético con aquello de un hipotético primer hombre llamado Adán, máxime si tenemos en cuenta que, en la lengua en que originariamente se entregó el Genesis, lo de la transcripción de las vocales resulta a menudo bastante impreciso o intuitivo? 

Bien, curiosa fonéticamente la cosa lo es, sin duda, si bien quizá no tanto, pero prosigamos con la exposición de esa primera versión explicativa al respecto de cómo y qué dio lugar a nuestro particular origen como especie. 

Según su relato, una vez se hubo terminado de realizar toda la manipulación de laboratorio, diversos cigotos, clonados pero diferenciados en lo del sexo, fueron implantados en una buena cantidad de hembras de la misma especie de simias de origen. Tan seguras estaban de su éxito que no se molestaron en hacer prueba previa a menor escala. 

Así, como los nacimientos se fueron sucediendo, lógicamente y a efectos prácticos, de forma cuasi simultánea, los clanes familiares donde se produjeron los alumbramientos acabaron por adoptar y aceptar a las nuevas criaturas, en lugar del probable rechazo con que habría sido acogido (y de hecho así sucedió con las primeras de todas las que nacieron) aquel nuevo modelo de descendiente especialmente desvalida e inerme. 

Pero cuando aquella primera hornada de humanas alcanzó la edad adulta, lo primero que hizo en su entorno fue acabar con aquellas pobres simias que proveyeron por ellas para que pudieran llegar a tal edad adulta, fatalidad intrínseca del comportamiento humano que nuestras diseñadoras tienen asumido como inevitable, y que dicen que difícilmente desaparecerá de nosotras, basta con ver lo que hemos hecho en nuestro bien reciente y asumido pasado con lo de las fieras. Bueno, en fin. 

En cambio, en la segunda versión, el material genético de origen provino de la inhabitual y en principio presuntamente estéril cópula de un simio con una complaciente plantígrada, bastante insólito encuentro aunque solamente sea por las diferentes latitudes en que solían habitar respectivamente tales dos especies, y que desde luego fue directamente propiciado y discretamente supervisado por nuestras diseñadoras, que no nos aclaran si previamente les dieron o no algo especial a esas dos animales. 

A continuación, irradiaron a la plantígrada, vía vaginal, con un haz electromágnetico de complejísima y potente trama capaz de producir modificaciones a nivel molecular, y a partir de ahí se generaron dos cigotos que evolucionaron favorablemente. Al cabo de nueve meses, se produjo el nacimiento, mediante cesárea y con la plantígrada anestesiada, y acto seguido las neonatas, varoncito y niña, fueron entregados a sendas simias que acababan de padecer casi simultáneamente, en un mismo clan, el intencionado y desgraciado fallecimiento de sus recién nacidas criaturas. 

Y así, viéndose en su grupo cómo, cuidando de aquellas extrañas criaturas, se consolaban y reconfortaban la una, la otra, y la una a la otra, estas dos hembras consiguieron que aquellos endebles bebés fueran, sin grandes trabas, admitidos en el clan, con lo que lograron llevar adelante a estos seres humanos hasta la edad adulta, momento en que estas dos solitarias se las apañaron por su cuenta y comenzaron a tener descendencia para lo que, desde luego, hubieron de montárselo todo en modo plenicida familiar, lo del tabú de las relaciones sexuales entre padres e hijas o nietas y sobrinas y demás vino mucho más adelante, cuando fueron suficiente gente y consiguieron establecer la relación causa efecto entre lo de follar y lo de quedarse embarazadas por una parte, y lo de la endogamia y sus riesgos genéticos por otra.

Arguyen adicionalmente a favor de esta hipótesis que, dado que era obvio que lo más básico no se podía transcribir textualmente por aquel entonces, con la finalidad de darle algún aspecto menos chocante a esta información que podía haber sido tan tremebunda para las humanas de épocas pasadas ---[ visto está lo que os costó aceptar lo de la posible descendencia simiesca, vaya usted encima a explicar que por vía materna descendemos quizá de las osas ]---, alguien prefirió hablar sencillamente de "barro" como material a partir del cual se "creó" al ser humano.

Y aún añaden en favor de esta opción que las cosas no se podrían haber producido de forma muy diferente porque, si solamente se hubiera trabajado con simias, la comparativamente enorme cabeza del bebé humano respecto al canal ilíaco de tales simias habría irremisiblemente provocado la muerte tanto a la madre como a la criatura en un imposible parto, aparte de que, si no, de dónde habríamos sacado las humanas nuestros bonitos pies de pulgar no oponible. 

Nuestras diseñadoras nos dicen que ambas versiones contienen extremos que para nada fueron ni pudieron ser seguramente así, pero que no nos dejemos despistar por ello, que solamente una de ellas contiene una clave que da prueba de su autenticidad general, y que nos van a mantener en este dilema hasta que seamos capaces de resolverlo por nosotras mismas, como "castigo" por nuestra referida actuación con las inocentes fieras. 

Según ellas, no pudieron oponerse a nuestra decisión sobre tales bestias porque no en balde se nos dió libre disponibilidad sobre todo lo biológicamente vivo, vegetal o animal, que habitara este Planeta. Además, era obvio que la existencia de las fieras le hacía infrautilizar a la Humanidad el notable e importante don de la telepatía

Pero de ahí a que les haya gustado lo que hicimos hay una diferencia, si bien para nada rehuyen su propia responsabilidad por el apoyo que nos dieron durante tal tarea, y reconocen que incluso ellas mismas, en algunas de sus periódicas incursiones físicas de inspección general cada cincuenta mil años, también se han cargado por nuestro bien, aunque mucho más selectivamente, según qué especies de fieras, tigres dientes de sables o leones cavernarios entre otros.

También nos han asegurado que tenemos diversos caminos a nuestro alcance por medio de los cuales podemos terminar por saber la verdad de lo esencial de nuestro origen como especie, incluida nuestra propia investigación en laboratorio. Pero aquí es donde la hemos liado, porque aunque en el momento de la eliminación de las fieras se guardaron muestras genéticas de todas las especies que iban a ser esterilizadas, posteriormente tales muestras fueron a su vez también destruidas, en un típico alarde de soberbia y autorratificación en sus decisiones tan común al ser humano (y yo seguramente habría hecho lo mismo), con lo que ahora resulta que, si la hipótesis válida es la que incluye a esa especie plantígrada, hay grave riesgo de que fuera una de las así desaparecidas sin dejar rastro, y difícilmente, en ese caso, vamos a poder progresar nada por esa vía, aunque hay quien afirma que lo de la abuela osa y demás tiene la, aunque declarada, exclusiva finalidad de atormentar nuestras conciencias por lo de las fieras, y nada más. 

A saber cual de estas dos informaciones será la correcta. Yo, desde luego, no tengo ni la más repajolera idea, pues aparte de aquella formación que me permitió acceder a mi actual puesto de trabajo, y corroborando quizá lo de que los transportadores tenemos un bajo perfil cultural, a pesar de mis cincuenta y seis años tan sólo soy experto conocedor de la Historia Remota (la vuestra), tanto porque me gusta como por aquello de tener algún doctorado o reconocimiento académico en Humanidades (uno de los objetivos mínimos para todo el mundo de nuestros planes de Permanente Formación), y finalmente cierro mi pobre curriculum con mis titulaciones en Astronomía y en Climatología, que no en Meteorología, lo que no impide que mucha gente que me conoce, cuando no me habla de lo de los niños, me siga preguntando, al verme, qué tiempo hará mañana o el fin de semana. 

Así que, por lo tanto, poco o nada domino los intríngulis de casi todo lo relacionado con los laboratorios o la tecnología, y si mañana me dicen que la solución a lo de nuestro diseño es una mezcla de ambas propuestas hechas por nuestras Hermanas Galácticas, pues seguro que, sin darle mayor importancia, también lo aceptaría como muy posible.


**
. 
Bien, pues, salvo sorpresas de última hora, de ese texto del futuro sólo me queda por editar, aquí, un tercer cajón desastre, ya que, por obra y gracia de fascistas criminales como Antonio María Turiel Martínez, o su no menos deleznable padre Tenazas, por completo contrarios a la libertad de expresión REAL, al menos unas treinta mil palabras, esenciales para entender la coherencia, el encaje completo y el por qué de esta anti-distopía del futuro, han de quedar inéditas, ya que, en ellas, se abordaba, con desparpajo, total desinhibición, ironía y buen humor, algo que siempre será esencial para el correcto desarrollo de cualquier ser humano desde su más tierna infancia, su adecuado crecimiento en los terrenos erótico-afectivo-sentimentales, es decir, lo contrario que esos castrados cabrones que nos quieren joder a todos y todas, pues odian la felicidad ajena, y hasta la propia, ya que, en el fondo, y como todos los o las malvadas, no dejan de ser unos rematados imbéciles

Sin embargo, hoy vivimos en una sociedad que, habiendo regresado a planteamientos pre-freudianos, habría encarcelado, sin dudarlo un momento, a personas como Nabukov, Louis Malle, o hasta al mismo Joaquim Sorolla, sin dudarlo un instante, insisto. Así que como para publicar según qué cosas ahora, año 2013 de la Brutal Era de la Represión Fascista propiciada y mantenida por los AMTs del Pensamiento

¡Ah!, y por supuesto que soy y sigo siendo un ferviente pensante anti animalista, como no podía ser menos :-D  

saludos cordiales :-) !  
ET & forrest gump. 

.. 


*
. 

. 
**
..